Noticias y Eventos

Sandoval titulo
 Investigador del IDI destaca la importancia de esta disciplina en la reconstrucción de nuestro árbol genealógico.

¿Cuándo se inicio la investigación?

Las recolecciones de muestras biológicas a escala nacional se iniciaron el 2007 en el marco del proyecto Genográfico Sudamericano, en el cual el Centro de Investigación de Genética y Biología Molecular (CIGBM) del Instituto de Investigación (IDI), Facultad de Medicina Humana - USMP, lideró en Perú. La realización del proyecto de investigación fue posible gracias al financiamiento, principalmente, de la Sociedad National Geographic, el que permitió organizar una red de colaboración entre la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil), la Universidad Mayor de San Andrés (Bolivia), la Universidad de las Américas (Ecuador) y la USMP, con el propósito de reconstruir el árbol genealógico de las poblaciones nativas de Sudamérica.

Así, año tras año hemos estado realizando expediciones y visitando varias comunidades a lo largo y ancho del país. En lo que se refiere al proyecto sobre las familias de la nobleza Inca, los resultados de nuestra investigación se han publicado en marzo en la prestigiosa revista científica Molecular Genetics & Genomics.
Ahora, hay otras cuestiones históricas sobre las cuales estamos explorando, pero aún estamos a medio camino porque nos falta contrastar y corroborar esos resultados con el ADN antiguo.

Historia genetica 1

Entre pobladores, colaboradores y guía, dos investigadores del CIGBM (Mg. Oscar Acosta, de polo azul y short negro; Dr. José R. Sandoval, con camisa a cuadros) en plena actividad, siguen el sendero a una comunidad de la Selva (departamento de San Martín).

¿Cuál es el siguiente paso?

Buscar y ubicar el lugar donde probablemente yace el cuerpo o restos óseos de alguno de los Incas o de sus hijos, la veracidad de ello registrada con testigos/escribanos de la época, de la forma del entierro, entre otras descripciones. Por otra parte, en los últimos años se están generando cada vez más información sobre el ADN antiguo, datados hasta en un rango de mil a siete mil años. Seguramente, vamos contar con datos del ADN de muchas momias de Machu Picchu u otras zonas del Cusco, es decir, de los antiguos pobladores del imperio Inca. Así, se podrán hacer las comparaciones respectivas con los datos que hemos obtenido de las familias descendientes de los Incas. En especial, cuando se consiga la información del ADN antiguo de los Incas, se podrá ver si coinciden o no, y así completar esa historia.

¿Cómo evalúa el aporte de otras disciplinas?

Importante, y en ese sentido, la genética complementa a la arqueología, lingüística e historia. Nuestro país cuenta con el archivo arqueológico más completo sobre muchas culturas, en especial de los periodos Wari-Tiwanaku e Inca.

Según la arqueología, cuando el Imperio Wari colapsó, surgieron varios “señoríos” en la actual ciudad del Cusco y alrededores, tales como los Antasayas, Guallas, Lares, Ayarmacas, etc. Posteriormente llegaron los antepasados de los Incas.

Entretanto, en otras regiones, recordemos que en Caral hay varias construcciones de tipo piramidal y allí se han encontrado elementos culturales como quipus, zampoña, hilados de algodón, plumas de papagayo, entre otros objetos, evidenciando las interacciones habidas entre las antiguas sociedades de la Costa, Andes y Selva. En algunas huacas de Lima se han descubierto restos o momias de los periodos Wari-Tiwanaku e inclusive se ha logrado obtener su ADN, y esa información es muy útil para inferir sus vinculaciones genéticas con las actuales poblaciones.

La lingüística, por su parte, también nos permite tener una idea de las diferencias culturales entre las poblaciones autóctonas, cuyo mapeo geográfico sugiere alrededor 50 lenguas en nuestro país y en su mayoría distribuidas en la región amazónica. Asimismo, hay variedades o tipos del idioma quechua, los que han sido clasificados principalmente en tres. Por ejemplo, el tipo quechua IIC abarca la macroregión sur de los Andes de Sudamérica, que comprende desde Ayacucho hasta parte de Bolivia, Argentina y Chile. La genética lo corrobora, ya que se descubre un enclave de expansión demográfica en toda esa macroregión. En el caso de los Incas, sus antepasados probablemente hablaban puquina y posteriormente aymara y quechua.

Por otra parte, contamos con la versión escrita sobre la historia peruana desde la época colonial y la usamos como referencia en los estudios genéticos, pero falta explorar muchas culturas del periodo prehispánico. El ADN nos puede ayudar en desvelar el antiguo bagaje genético de Sudamérica.

¿Cúal es el impacto de estas investigaciones?

Estamos aclarando la historia de nuestros ancestros a través las poblaciones actuales. Por ejemplo, los resultados sobre los descendientes de los Incas nos muestran que hay por lo menos dos fundadores o linajes, y el escenario al que se ajusta es que la elección del nuevo emperador podría haber sido no por sangre, es decir, la sucesión del poder vía patrilineal, sino por habilidad, diferente del estilo monárquico europeo. En las sociedades hay casos donde la responsabilidad se delega al “sobrino”…o al que tiene más aptitudes. En general, encontramos que las familias estudiadas están muy diferenciadas y eso nos indica que no hubo una herencia patrilineal única entre la descendencia Inca. Ese es el primer punto que hemos dilucidado.

El segundo punto es acerca de los mitos, el de Manco Cápac (del Lago Titicaca) y el de los hermanos Ayar (de Pacarictampu). Los hemos puesto a prueba con la genética, similar a una prueba de paternidad, pero a nivel de poblaciones. Se compararon los perfiles genéticos de las poblaciones, trazando lo que fue el Tawantinsuyu, desde Ecuador hasta Bolivia, así como de Argentina y Chile.

Los resultados indican que dos grupos de “nobles” cusqueños de San Sebastián, San Jerónimo y los pobladores de Pacarictampu están muy emparentados con las poblaciones del sur del Perú, incluyendo Cusco y el altiplano peruano y boliviano, lo cual coincide con el área de expansión del antiguo imperio Tiwanaku (previo al incaico); por lo que se desprende que ambos mitos no son tan irreales, sino que están vinculados. Es posible que representen la ruta migratoria de los antepasados de los Incas.

Dr Sandoval genetica

El Dr. Sandoval sugiere que ambos mitos podrían estar vinculados con la ruta
migratoria de los antepasados de los Incas.

 

Brochure pdf

 

La Molina, julio de 2018

AREA DE DIFUSIÓN

Ofirina de Extensión y Proyección Universitaria
Facultad de Medicina Humana - USMP

 

 

HDHN

La Facultad de Medicina Humana (FMH) firmó un importante Convenio Específico de Cooperación Docente-Asistencial con el Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado-Hideyo Noguchi” (INSM HD-HN), por medio del cual ambas instituciones se beneficiarán mutuamente.

El acto protocolar contó con la presencia del Director General del INSM HD- HN, Noé Yactayo Gutiérrez; el Decano de la FMH- USMP, Dr. Frank Lizaraso Caparó; el Director del Instituto de Investigación (IDI), Dr. Frank Lizaraso Soto y el Director Ejecutivo de la Oficina de Apoyo a la Investigación y Docencia Especializada, Dr. Javier Saavedra Castillo.

“La facultad, constituida hace 36 años, es la única en el Perú que tiene convenios y acreditación con Europa, y desde hace ocho años, con la Universidad de Harvard de los Estados Unidos. Siempre está en la búsqueda de alcanzar la excelencia académica, y hoy se nos presenta la gran oportunidad de asociarnos con el INSM HD-HN, que cuenta con gran experiencia y conocimientos en salud mental”, declaró con satisfacción el Dr. Lizaraso Caparó, tras la firma de este documento.

A su turno, el director del nosocomio, el Dr. Noé Yactayo Gutiérrez, señaló que para el Instituto “es gratificante poder firmar el convenio docente asistencial con la FMH, porque conocemos su prestigio, y estoy seguro de que va a enriquecernos porque nos permitirá crecer y desarrollar. Ponemos a disposición de ustedes el campo clínico y nuestra data, que puede servir en tesis de titulación. Igualmente, para su Instituto de Investigación (IDI), la cual es muy amplia y se ha actualizado”.

Beneficios mutuos
El Instituto se compromete a permitir que los alumnos desarrollen prácticas, facilitar el desarrollo de trabajos de investigación de estudiantes y docentes, ofrecer anualmente un número de campos clínicos en función de su capacidad instalada, además de otorgar facilidades para que los profesionales del prestigioso instituto sean docentes en nuestra facultad.

Mientras tanto, la FMH ofrecerá una permanente capacitación para fortalecer no sólo la formación, sino también el desempeño de sus trabajadores, docentes e investigadores de su Instituto. Además, asignará y contratará profesionales de acuerdo con lo establecido en la Programación conjunta, y brindará el auspicio académico a los eventos científicos organizados por el Instituto especializado, otorgando el creditaje respectivo.

Un poco de historia
El INSM HD-HN se inauguró el 11 de junio de 1982, durante el gobierno del Presidente de la República, Arq. Fernando Belaúnde Terry, del entonces Primer Ministro del Gobierno del Japón Dr. Zenko Susuki, del Ministro de Salud del Perú Dr. Juan Franco Ponce y del Embajador del Japón Sr. Eijiro Noda.

El nombre fue elegido para simbolizar los lazos de amistad de los pueblos del Perú y Japón en las figuras de dos hombres de ciencia: Honorio Delgado, una de las principales figuras de la psiquiatría peruana y de América, e Hideyo Noguchi, vinculado al estudio de las enfermedades mentales con parálisis general progresiva.

El Instituto Nacional de Salud Mental tiene como misión lograr el liderazgo nacional en el desarrollo de investigación científica e innovación de la metodología, tecnología y normas, para su difusión y aprendizaje por los profesionales y técnicos del sector salud, así como la asistencia altamente especializada de los pacientes.

Cumpliendo su primer objetivo de investigación, viene desarrollando diversos estudios epidemiológicos en salud mental en las tres regiones del país, los cuales revelan datos actualizados sobre la prevalencia de trastornos como depresión, suicidio, ansiedad, adicciones, discapacidad en salud mental y violencia en sus diferentes expresiones. Del mismo modo, la información obtenida relacionada a la pobreza, satisfacción personal y laboral, es de suma
utilidad para las autoridades, así como para la comunidad científica y académica.

Con estos aportes científicos, se busca contribuir al conocimiento de nuestras debilidades y fortalezas, lo que facilitará a las autoridades científicas y académicas la toma de las mejores decisiones. La firma del convenio impulsará la consecución de estos objetivos. 

 

 Brochure pdf

 La Molina, abril de 2018

  

ÁREA DE DIFUSIÓN
Oficina de Extensión y Proyección Universitaria
Facultad de Medicina Humana - USMP

DR HERRERA

En muchos casos, los problemas renales no terminan con los trasplantes. Sobre este tema, conversamos con el Profesor Francisco Herrera, joven profesional egresado de nuestra facultad, Inmunólogo formado en el Centro Hospitalario Universitario de Saint Etienne (Francia), e investigador en Farmacología Traslacional. En las siguientes líneas nos cuenta de su trabajo, y de un tema de actualidad: el desarrollo de biomarcadores que faciliten los trasplantes renales, materia de una charla ofrecida en nuestra sede.

Francisco Herrera es Nefrólogo en el Hospital Virgen de la Concha de Zamora y Profesor de Farmacología en la Universidad de Valladolid. Recientemente ha sido entrevistado por la Deutsche Welle sobre Investigación Traslacional. También ha dado una entrevista a la Televisión de Castilla y León para hablar del uso terapéutico de cannabis, una droga que puede afectar seriamente las habilidades de conducción de vehículos (www.rtvcyl.es/ficha/CF66F305-E800-C31B-E80ACEA7106F5A2-B/20130830/vamos/ver)

Usted desarrolló recientemente una interesante conferencia sobre biomarcadores predictivos del resultado del trasplante renal ¿Podría darnos algunos alcances?

El trasplante de órganos es la última opción para el tratamiento de pacientes con insuficiencias terminales. No obstante, en los últimos 10 años se viene realizando, frente a una carencia de órganos trasplantables, quizás porque el número de receptores está aumentando (la población enveceje conforme el desarrollo avanza) y debido a la disminución de la cantidad de donantes. Paradójicamente, el número de casos se ha incrementado, sobre todo en España y en países de habla hispana como México,Argentina o Perú, pero parece que no resulta suficiente para solucionar el problema de déficit de órganos.

 ¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

Curiosamente, el rechazo agudo ya no es el principal protagonista de la pérdida de estos órganos. Los pacientes fallecen a causa de infartos, accidentes cerebro-vasculares, o cáncer, como consecuencia de la medicación inmunosupresora que tienen que tomar de por vida.También es frecuente el progresivo deterioro de los mismos a lo largo de los años, que es consecuencia de la toxicidad directa de los fármacos para la nefrona (unidad funcional del riñón).

¿Qué otras alternativas existen?

Una posible solución a este gran problema sería poder modular el efecto de los fármacos inmunosupresores utilizando biomarcadores. En otras palabras, individualizar el tratamiento de los pacientes trasplantados, como ha ocurrido con pacientes de cáncer. Se trata de desarrollar una Medicina Personalizada de los pacientes trasplantados de órganos sólidos.

Los marcadores se pueden traer del laboratorio, constituyendo esto la Investigación Traslacional aplicada al trasplante. Para realizar esta acción es necesario consultar el resumen sistemático de las pruebas que avalen el uso del marcador más apropiado para los pacientes trasplantados.

Nuestro trabajo requiere un resumen claro, que puede ser reproducido por otros, y además es matemático, de las pruebas que avalan el uso de una población de linfocitos en sangre (células T reguladoras) como biomarcador del efecto de un tipo de inmunosupresor empleado en el trasplante renal, los inhibidores de la mammalian target of rapamycin (I-mTOR).

Los resultados muestran que aquellos pacientes tratados con estos pueden tener una mejor función de sus injertos renales, si presentan elevados recuentos de las células en sangre, y pueden sugerir incrementar la dosis de los fármacos, cuando el injerto no haya funcionado adecuadamente. No obstante, ensamos que este trabajo aún es preliminar y que deben confirmarse nuestros hallazgos.

¿Cómo observa usted los avances en Medicina? ¿Cuáles son los avances en Nefrología que en su opinión merecen destacarse?

La Medicina es arte y ciencia. Se hace necesaria la aplicación del método científico para buscar las respuestas a las preguntas que surgen día a día con el paciente, pero el “saber hacer” de cada médico es indispensable, puesto que es el motor que genera nuevas preguntas que necesitarán respuestas claras.

En esta autorenovación continua del saber, nos hemos dado cuenta que el tratamiento no puede ser el mismo para todos los pacientes, sino a medida de cada uno, es decir, buscar opciones para adecuar las terapias a las necesidades individuales, y aplicarla también a la nefrología. Por eso se está impulsando el desarrollo de biomarcadores.

¿Cómo influyó la FMH-USMP en su formación y su ejercicio?

La Universidad de San Martín de Porres es mi alma mater. Soy médico gracias a todos aquellos que me transmitieron el arte y los conocimientos durante los siete años que permanecí en las aulas.

Creo que en ningún otro sitio hubiera recibido de la misma manera los conocimientos, ni con el mismo cariño, ni con el mismo sentir.

¿Qué diferencias sustantivas encontró entre el ejercicio de su especialidad en nuestro país y en el extranjero ¿Cuáles son los retos y cómo superarlos?

Nunca ejercí la medicina en Perú, pero recuerdo mi año de Internado en el Hospital Nacional “Dos de Mayo”. Parece que la situación ha mejorado. 

Con mucho esfuerzo, vamos en la línea del desarrollo y el progreso. No obstante, no debemos olvidarnos de quienes fuimos, y aprender de nuestros errores para ser cada vez mejores. No quiero sino agradecer esta entrevista, y espero que lo expresado sirva de estímulo para que otros sepan encontrar su camino, perseverando, y enamorados de lo que hacen.

 

 Brochure pdf

 

 La Molina, noviembre de 2017

  

ÁREA DE DIFUSIÓN
Oficina de Extensión y Proyección Universitaria
Facultad de Medicina Humana - USMP

En 1981, según el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Ministerio de Salud, la producción científica en el área médica de países como Brasil, Chile, Argentina y México representaba el 86% de la producción de investigación biomédica en toda América Latina. El Perú solo producía el 8,5% del total de trabajos científicos publicados.

Albaro Chabés y Suárez 2, médico, docente y visionario impulsor de la investigación en el Perú, afirmó en 1997, cuando se encontraba al frente de la Dirección de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC), que esa situación no había cambiado.

Investigación para la educación médica
Por otro lado, a la escasa investigación biomédica se sumó una disposición que establecía que las tesis no eran necesarias para optar por el título universitario de pregrado de los médicos en el Perú, circunstancia que se hizo extensiva a los médicos que culminaban su residentado para optar por una especialización.

A la falta de interés del sistema universitario, se sumó la escasez de recursos financieros destinados a promover la investigación. Evidentemente, estos factores fueron gravitantes y generaron un escaso desarrollo.

Sin embargo, paulatinamente el interés y los cambios en la normativa de la universidad peruana despertaron nuevamente el interés en este rubro.

Por otro lado, desde hace mucho tiempo existía la voluntad de la industria farmacéutica para promover ensayos clínicos con la participación de seres humanos, que inicialmente solo se realizaba en el lugar de origen de los productos farmacéuticos, y luego a nivel mundial con la participación de países que como el Perú ofrecían condiciones para su realización. Ese factor se convirtió en un gran incentivo para que muchos médicos de instituciones públicas y privadas intervengan. La cantidad de éstos se incrementó en los años setenta, con el apoyo de la casa Merck.

Con la promulgación del Reglamento de Ensayos Clínicos en el año 2006, donde se le encarga al Instituto Nacional de Salud (INS) del Perú a través de la Oficina General de Investigación y Trasferencia Tecnológica la función regulatoria -en representación del estado- de ensayos clínicos se impulsó la participación directa del Estado y la formalización de la investigación.

El INS, desde su fundación en el 2006 hasta la actualidad, ha registrado 1742 ensayos clínicos-situación que ha implicado una enorme movilización de profesionales, de instituciones relacionadas con la industria farmacéutica4, de comités de ética y otros, que producto de este esfuerzo han permitido que el Perú se constituya como un líder del desarrollo de ensayos en América Latina, con un interesante número de investigaciones, y estudiosos que alcanzaron un gran nivel competitivo, hecho que repercutió en el mejoramiento y experiencia en el manejo clínico de los pacientes, y dotó de una importante fuente financiera para un elevado número de actores ligados a este rubro, además de un creciente interés en el desarrollo de nuevos ensayos.

Estas nuevas condiciones generaron la necesidad de contar con más investigadores y personal de apoyo que requería tener la capacitación necesaria y el apoyo de organizaciones, como es el caso de los Comités de Ética de Investigación, a fin de cumplir las disposiciones nacionales e internacionales establecidas para las investigaciones, situación que fue percibida por universidades e instituciones asistenciales con capacidad de participar en la revisión de los ensayos clínicos.

El número de comités, escasos hasta ese momento, aumentaron en los años noventa, En esa década se crearon el Comité de la Universidad Cayetano Heredia, Prisma, Vía Libre, etc. Posteriormente se fueron sumando en las sedes de los hospitales nacionales, clínicas privadas y de la Seguridad Social, hasta completar la cifra actual5 de 41 a nivel nacional, de los que están vigentes solo 21 (50%).

Creación y auge
Frente a esta situación, luego de un periodo de capacitación que formó al personal que se requería para instalar un grupo que pueda apoyar decididamente esta tarea, el 27 de junio de 2002, el Decano de nuestra Facultad, Dr. Frank Lizaraso Caparó, inaugura el Comité de Ética para la Investigación (CEI), cuyo principal objetivo es brindar el apoyo requerido a los profesionales y alumnos de la Facultad de Medicina, haciéndose extensivo a la comunidad de médicos peruanos.

De esta manera el grupo a lo largo de sus dos décadas de existencia ha logrado consolidarse como una organización que ha permitido impulsar la realización de actividades académicas vinculadas a la promoción de la investigación básica de los alumnos de pre y postgrado, y a la investigación experimental.

El esfuerzo sostenido del comité, por sus características especiales de seriedad y profesionalismo, logró concitar la confianza de numerosos investigadores en los años 2009 y 2010, donde se alcanzó la cantidad de 110 ensayos por año, posición que logró ubicarlo como un líder entre sus pares, y que permitió dotar a sus miembros con la experiencia necesaria, y alcanzar un nivel óptimo en la calidad de la evaluación y seguimiento de estos estudios.

Posterior al 2010, como se aprecia en la gráfica 1, se observa una disminución global de la presencia de ensayos clínicos a nivel nacional, la cual ha repercutido en el número de estudios que se han revisado a partir esa fecha, y que requiere alguna explicación ulterior.

Nuevo impulso
En este contexto, a lo largo de 16 años, nuestro CEI ha debido adaptarse a los cambios de la normativa, y bajo la dirección de su actual presidente, el Dr. Amador Vargas Guerra, luego de un lapso, vuelve a ofrecer la oportunidad de prestar sus servicios a la comunidad científica de la universidad y a los investigadores peruanos, y junto con el apoyo del Instituto de Investigación de la Facultad de Medicina desarrolla permanentemente campañas de promoción a la investigación en todos los niveles, impulsa la realización de proyectos que indudablemente van a permitir un crecimiento sostenido en el nivel académico de los alumnos, y al mismo tiempo, promueve el desarrollo de esta crucial actividad en nuestro país.

GRAFICO 1

En la gráfica se muestra la severa caída de los ensayos clínicos que viene sufriendo el Perú en la última década en materia de este importante rubro de la medicina, que requiere construir una nueva visión, y de argumentos que le permitan pleno desarrollo dentro de las exigencias establecidas mundialmente, y en coherencia con la normativa vigente nacional e internacional aparecida en el pasado año.

 

 

GRAFICO 2

Como se aprecia, se observa la vigencia y preferencia de los investigadores peruanos por el CEI de la USMP.

Bibliografía revisada:

1. Corali Huaylla-Zea1, Milagros Moreno-Loaiza2, Oscar Moreno-Loaiza1 Investigación en salud y uso de recursos de Canon minero en una universidad pública del Perú Acta méd. Perú vol.34 no.3 Lima jul./set. 2017 http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1728-59172017000300014

2. Chabés y Suárez Albaro, Murillo Juan Pablo, Huicho Marco Luis. Diagnóstico de la Investigación Biomédica en el Perú Comunicación Preliminar. Anales de la Facultad de Medicina Universidad Nacional Mayor de San Marcos Vol. 58, Nº3 - 1997 http://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/anales/v58_n3/diagn%C3%B3stico_inves.htm

3. García-Cáceres, Uriel. Panorama actual de los ensayos clínicos en el Perú Rev. Perú Med. Exp. Salud Pública Volumen 29. 2012; 29(4):425-26. Número 4 Octubre -Diciembre 2012. 427 Editorial / Editorial. http://www.ins.gob.pe/insvirtual/images/revista/pdf/rpmesp2012.v29.n4.pdf

4. Minaya Gabriela, Fuentes Duilio, Obregón Cristian, Ayala-Quintanilla Beatriz, Yagui Martín Características de los ensayos clínicos autorizados en el Perú, 1995-2012. Rev. Perú Med. Exp. Salud Pública Volumen 29. 2012; 29(4):427-30.Número 4 Octubre - Diciembre 2012 Editorial / Editorial http://www.ins.gob.pe/insvirtual/images/revista/pdf/rpmesp2012.v29.n4.pdf

5. REPEC. 2017. Registro de Comité Institucional de Ética en Investigación. http://www.ensayosclinicos-repec.ins.-gob.pe/registro-de-centros-de-investigacion-2

6. Rojas Bellido, Gabriela. Ensayos Clínicos en el Perú ¿Investigar o no Investigar?, He ahí el dilema 25.



 

 Brochure pdf

 La Molina, abril de 2018

  

ÁREA DE DIFUSIÓN
Oficina de Extensión y Proyección Universitaria
Facultad de Medicina Humana - USMP

Contáctenos

Si desea obtener más información, llame al teléfono o escríbanos:

  • Teléfonos: 3(511) 365-2300 / (511) 365-3640 Fax: 365-0485

Av. Alameda del Corregidor 1531, Urb. Los Sirius, Las Viñas, La Molina, Lima 12.